Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros


Año: 2012 Duración: 105’ País: EE.UU. Director: Timur Bekmambetov. Guión: Seth Grahame-Smith, Simon Kinberg (Basado en la novela del mismo título, escrita por Seth Grahame-Smith). Música: Henry Jackman. Fotografía: Caleb Deschanel. Reparto: Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, Alan Tudyk, Anthony 

Hay cócteles que solo con ver su nombre y su fotografía en una carta especializada ya dan ganas de probarlos. Por muy arriesgada que sea su mezcla o por muy incompatibles que sean sus ingredientes, si la mezcla está bien hecha, disfrutaremos de la bebida. Si no está bien hecha… acabaremos decepcionados y probablemente con dolor de estómago. Algo así ocurre con ésta Abraham Lincoln: Cazavampiros (Abraham Lincoln:  vampire hunter, 2012) ya que a priori parece una mezcolanza de lo más interesante y divertida (la sola idea de mezclar ambos conceptos ya provoca fantasías de lo más oscuras), pero acaba siendo decepcionante (entiéndase decepcionante como repetitiva, vista y falta de chispa) porque no llega a darnos nada que no hayamos visto antes, y además mal mezclado.

Y es que toda la película en sí misma es una gran mezcla. O mejor dicho una rara mezcla, puesto que aquí se citan desde la anterior película del director: Wanted. Se busca (Wanted, 2008) (al igual que en aquella, el protagonista busca venganza por el asesinato de sus padres y para ello sigue las enseñanzas de un mentor), a Batman Begins (2005) (el entrenamiento de Abraham Lincoln sigue las mismas normas que el de Bruce Wayne, un poco más exagerado con el tema del hacha y los árboles), pasando por el oscurantismo de Tim Burton (que para algo produce), todo ello aderezado con un diseño visual bastante consistente (aunque se abusa muchísimo del CGI y del bullet-time) y con un diseño de producción histórico-realista que termina de cerrar el apartado de peculiares mezclas que conforman esta película. Pero lo importante es: ¿al final esta mezcla de ingredientes resulta en un buen cócktail o sale otro de esos experimentos raros que nos hacen estallar las tripas? Más bien lo segundo.

En tres partes muy bien diferenciadas, somos testigos de cómo el que fue uno de los más respetados presidentes de los Estados Unidos, y de los más admirados actualmente, luchó contra un mal oscuro y demoledor que asolaba América sin que sus ciudadanos lo supieran. La etapa de la niñez dura poco, y el guión la toma de manera muy tópica (aunque con ciertas pinceladas un tanto superficiales sobre sus primeros contactos con la esclavitud)  para que el resto de la historia comience. La parte más alargada es la de la adolescencia, donde vemos a Lincoln trabajando en una tienda, entrenando con el hacha (bajo la atenta mirada de su mentor, un poco entonado Dominic Cooper) matando a sus primeros vampiros, haciendo amistades y enamorándose de Mary Todd (una Mary Elizabeth Winstead, como siempre muy atractiva), eso mientras se saca la carrera de abogado y empieza a meterse en política, aparte de enemistarse con el líder de los vampiros. Y de pronto, sin darnos cuenta, lo tenemos de presidente, muy mayor y tratando de solucionar la guerra de Secesión americana en la que ¡oh, sí, lucharon vampiros! Y sí, tiene su gracia ver al presidente del sombrero de copa con sus arrugas y su característica barba, cargándose vampiros sobre un tren en marcha, mientras blande un hacha-escopeta que ya querría para sí alguno de los Mercenarios de Stallone. Lo peor es que ahí se acaba la gracia, y eso es lo malo, que desgraciadamente un poco más de humor no le habría venido mal a la cinta.

Una propuesta así, daba para realizar una película de serie B muy resultona,  llena de humor negro y sana diversión absurda, pero su error es que pretende jugar en la liga de los grandes blockbusters americanos actuales, y le sale mal la jugada (la película no está siendo un éxito de taquilla precisamente) por la tendencia cada vez más popular, de darle una seriedad a todo este tipo de propuestas, que no necesitan (el que a Nolan le haya salido bien la jugada con Batman, no quiere decir que el resto lo hagan igual de bien). Para ser más claro, aquí falta el ritmo y el humor de “Wanted” y le sobra la seriedad y tragedia de las típicas historias de venganza.

Además, al director, Timur Bekmambetov, le sobra oficio, pero le falta atrevimiento, porque prácticamente se dedica a repetir una y otra vez los mismos planos a cámara lenta, el uso del tiempo-bala en las peleas y no acierta al tratar de mezclar con mejor habilidad el periodo histórico (con la guerra de Secesión y la cuestión sobre la esclavitud como ejes más importantes) con la historia de los vampiros. Tampoco Tim Burton ayuda mucho, pues parece haberse limitado a aconsejar como retorcer las ramas de los árboles y a como enmohecer las lápidas, para después cubrirlo todo con una fotografía oscura, fría y gótica (lo mejor de la cinta) que a veces pelea contra amaneceres cálidos y afilados (como en la vibrante, pero demasiado fantasiosa, secuencia de la estampida de caballos).

Lo que sí tiene algo más de ritmo es el clímax final, que al igual que en “Wanted” es adrenalítico, con una secuencia de altura a bordo de un tren, y un puente de madera bastante inestable, mientras en otro punto del mapa, esclavistas (que no solo viven del trabajo de sus esclavos negros, sino que viven directamente de su sangre y pretenden extender el vampirismo por toda América) y antiesclavistas luchan a brazo (y colmillo) partido en la Batalla de Gettysburg.

Pero como digo, olvidaos de mensajes subliminales sobre la explotación sangrienta (en este caso literal) de los esclavos negros por parte de los terratenientes sudistas, o de las consecuencias político-sociales que Lincoln tuvo que enfrentar para llevar a buen puerto su gobierno. Aquí no hay nada de eso. Solo tiempos muertos, llenos de diálogos ridículos y que hemos oído mil veces (parece que las venganzas son todas iguales) y secuencias de acción puntuales, tan fantasiosas (lo de Lincoln saltando de caballo en caballo es… en fin, sin comentarios) y artificiales en su gran mayoría, que nos harán preguntarnos si además de luchar contra vampiros, Abraham Lincoln visitó el mundo de “Matrix”. Y por supuesto todo ello con una falta de sangre (hay poca, es digital, y demasiado oscura para destacar), preocupante siendo una película de este género.

En definitiva, viendo propuestas así, uno se pregunta cuando volverán aquellas películas de vampiros que, con menos medios y presupuesto, conseguían historias terroríficas y llenas de encanto, protagonizadas por personajes carismáticos que aún hoy perviven en nuestra memoria. Abraham Lincoln debe de estar revolviéndose en su tumba.

Anuncios

4 comentarios

  1. Pues esta espero que por lo menos estéticamente sea agradable, por que verla la veré seguro. Aunque sinceramente lo único que espero es que su estética me guste, lo demás me lo imagino….

    1. Querido maestro, esta la ví, tras leer mucha crítica, todas o casi todas poniéndola a parir, luego evidentemente, al esperar un truño antológico pues vaya, no te resulta tan mala.

      Esta crítica me parece muy ajustada a lo que es la peli en sí, tópica en exceso y con escenas infumables, la de los caballos una, pero cuando en el entrenamiento destroa un árbol de un hachazo… en fin.

      Aun así no es mala del todo, al menos entretiene.

      Saludos.

      1. Es lo que tiene cuando se ponen pocas expectativas en un título, que al final, por poco que sea, te sorprende.
        La crítica no es mía, es de un colega, no obstante yo vi la película en el cine y bueno, destacan claro los efectos especiales pero la historia es demasiado pequeña para todo el aparataje que la rodea…pero vamos, entretener lo hace, al fin y al cabo este tipo de cine está para eso.

        Un abrazo, amigo.

  2. Jose Luis García-Calvo Jaime · · Responder

    Pues si es por estética, la tiene, la tiene (aunque a veces el cgi desentona un poco) y el diseño de producción está muy conseguido… pero bueno, como bien dices, el resto se puede imaginar, jeje. Y eso es lo malo, que se puede imaginar porque es muy previsible y además, demasiado seria… Ya contarás si la ves! Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: