Holmes & Watson. Madrid Days


Año: 2012. Duración: 131’ País: España. Director: José Luis Garci. Guión: José Luis Garci, Andrea Tenuta y María Sanromán. Fotografía: Javier Palacios. Música: Pablo Cervantes. Reparto: Gary Piquer, José Luis García Pérez, Belén López, Víctor Clavijo, Enrique Villén, Manuela Velasco, Macarena Gómez, Manuel Tejada, Leticia Dolera, Carlos Hipólito.

Holmes y Watson echan una cana al aire en Madrid

La nueva película del oscarizado director español, José Luis Garci, Holmes & Watson: Madrid Days (2012), se hacía esperar ya que representaba la incursión del director en el género de la trama detectivesca, nada menos que conduciendo a dos personajes icónicos de la literatura y el cine policiaco como son Sherlock Holmes y John Watson. Tras su visionado, lo que nos encontramos es cualquier cosa menos lo prometido. Holmes & Watson: Madrid Days es una película hueca y fría, que hace hincapié en la forma, y no en el fondo, convirtiendo a estos dos adalides de la lucha contra el crimen en unos seres caprichosos y hedonistas, redundando y exagerando en su aspecto más político, brit, y más falsamente humano. A la hora de realizar el análisis de este film hemos de partir de un hecho que nos sonroja y nos asombra: la trama detectivesca de la película es nula; apenas hay unos apuntes, el guión da unos ligeros pasos en esa dirección para retraerse rápidamente y volver al terreno que más le gusta a Garci, el de la forma, el de la puesta en escena, el de un preciosismo mal entendido y confundido entre moquetas y guardarropía.

Parece que el tiempo no pasara por José Luis Garci, artísticamente hablando, claro. Su estilo no ha evolucionado desde que dejara atrás sus tiempos de gloria con aquel cine de la transición democrática española y ese Óscar a la melancólica Volver a Empezar (1982). Holmes & Watson: Madrid Days es un enorme contenedor de puestas de largo, de escenarios milimétricamente preparados para recrear una época, la de finales del siglo XIX, que se dibuja mediante la elección de sets a los que se les ha saturado de detalles, donde unos personajes hieráticos se mueven perezosamente, pronunciando frases de diálogo mecánicas, y formando parte de un engranaje que sirve a los deseos de su director para mostrar y no contar, para dar unos apuntes estéticos sobre un final de siglo burgués y autocomplaciente.

En este estilo estático y frío, la profusión de los planos medios y el encajonamiento de los actores en los rígidos sets de interior donde se desarrolla la mayor parte de la acción, ponen de relieve la incapacidad del director para llevar a cabo un trabajo dinámico y solvente, impregnando todo el metraje de una pátina televisiva de la que no se desprende ni en las tomas exteriores, rehuyendo de la toma de los planos largos y panorámicos. Esta falta de épica cinematográfica queda patente en la transición de las escenas, generalmente resueltas mediante fórmulas clásicas como la de la transición o el del simple corte.

Entre almuerzos, cenas, reuniones  y paseos por el Madrid decimonónico, la película desarrolla varios subargumentos, pero sólo uno de ellos tiene que ver con la pretendida pista española de Jack El Destripador, viniendo a relatar los devaneos amorosos de Holmes, Watson y de algunos de los personajes secundarios. La conclusión de aquella línea argumental y la reflexión final sobre los autores de las muertes de las prostitutas asesinadas en Londres y Madrid resulta ser algo que ya han tratado otros films sobre el mítico asesino, figura irrumpe en escena justo en el cambio de siglo, como una señal divina bañada en sangre, anunciando el comienzo de una nueva era para el orbe europeo. No obstante, esta conclusión, querido Watson, surge de la mente preclara de Holmes, sin que medien pistas ni evidencias, ni siquiera una mínima investigación.

La película cuenta con varios cameos. El más llamativo es el del ex alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, encarnando nada menos que al maestro Isaac Albéniz. En esta aparición, Gallardón exhibe una horrible barba postiza y su postura encorvada es tan artificiosa como forzada. Este cameo llama la atención, no sólo por el nefasto resultado obtenido en la breve escena; Gallardón es amigo personal de director pero también es actualmente miembro de un gobierno que está apuntillando sin piedad al sector cinematográfico español mediante la imposición de un exagerado gravamen a las tasas de exhibición de las películas. La ideología conservadora de Garci ha sido más fuerte que la solidaridad que debería mostrar con el resto del sector cinematográfico; la escena de Gallardón no debería figurar en el montaje final y así haber evitado la politización de su film.

Queda meridianamente claro que Garci tiene su público, escaso, pero lo tiene, y su fama y afinidad política arrastra a los medios, que se complacen laureando su obra sin más. Aún así, este veterano director debería plantearse la revisión de su estilo y modernizarlo; Holmes & Watson: Madrid Days supone una involución en el acercamiento del público al cine español, es una cinta que ahonda en el distanciamiento de los espectadores hacia las producciones patrias. Cuando termina la película, su título, Holmes & Watson: Madrid Days, se nos antoja como el encabezamiento de un telefilm en el que estos dos señores dejan atrás el atribulado Londres y se vienen de vacaciones a España para degustar nuestro jamón, nuestro aguardiente, y nuestras mujeres. Toda una oportunidad perdida para Garci, una ocasión para redimirse y por fin realizar cine moderno, con el corazón, y no sólo con la cabeza y un puñado de euros mal aprovechados.

Anuncios

8 comentarios

  1. Jose Luis García-Calvo Jaime · · Responder

    Es decir que destroza sin piedad a unos personajes tan carismáticos como son Holmes y Watson, convirtiéndolos en meras marionetas, que se mueven al son de la artificiosidad de Garci. El problema de Garci, o el que yo le veo desde hace muchos años, es que rueda para él, no le importa el resto del mundo o el panorama cinematográfico, o intentar conectar con el espectador. Mientras él vea su capricho convertido en película, le vale. Y eso a mi no me vale. Una que seguro no veo. Y además… ¿más de dos horas de película insípida y sin sentido?? Gracias, pero no compro.

    1. Garci es un realizador que no ha sabido evolucionar y buscar historias interesantes. Por ejemplo tenemos a Imanol Uriba, un realizador de su generación que sí hace películas modernas y que cuentan historias; otra cosa es que gusten o no pues el público más joven parece querer hacer fu (como el gato) a todo lo que provenga de la época de la transición española.

  2. Tiene pinta de ser horrenda y así lo parece por tu comentario, del cual me fío.
    Y no, Garci no va a hacer nunca “cine moderno”, por la sencilla razón de que es amante de los cánones clásicos; así concibe todos y cada uno de sus films, y eso no va a cambiar. No va a evolucionar, pero por la sencilla razón de que no quiere evolucionar. Y su público tiene, como bien dices; por lo tanto le da para seguir haciendo películas (bueno, eso y la perpetua connivencia del gobierno madrileño, afín a su ideología y que siempre le servirá la ciudad en bandeja para que realice cualquier obra que lleve su nombre).

    1. Creo que Garci tiene contactos que le aseguran una distribución y una financiación segura. Cualquier otro realizador se habría dado de bruces para intentar producir esta película.

  3. A mi es un director que me gusta, pero la verdad es que esta película la están destrozando. No se si sera por que es mala o simplemente por las ideas del director, que también lastran muchas opiniones. No la he visto, cuando lo haga opinare. Cuídate

    1. Está recibiendo muy malas críticas, igual que la mía. El caso no es tanto su ideología política, es lo de menos. Recuerda a grandes directores como John Millius, John Wayne o Clint Eastwood, por la derecha americana, y a Oliver Stone o Costa Gavras (aunque no tenga nacionalidad americana) por la izquierda. El problema surge cuando tu ideología afecta artísticamente a lo que estás creando, y aquí se nota.

      El Abuelo es una gran película pero contaba con la presencia carismática de Fernando Fernán Gómez. A partir de ahí Garci no sabe qué hacer, sigue enquilosado en estilo narrativo que un día le dio tantos frutos. Me temo que como no se modernice, a este paso va a convertirse en uno de los malditos del cine español.

      Y ahora voy con tu Senderos de Gloria 🙂

  4. Vale queria caspearla pero esta dificil. No la he visto pero en Vicisitud y Sordidez hablan pero que muuuuuuuuuuuy bien de ella (sarcasmo off) para muestra un boton. Es como si hubiese ido a verla y todo.

    http://vicisitudysordidez.blogspot.com.es/2012/09/las-seis-razones-por-las-que-holmes.html

  5. […] Holmes & Watson. Madrid Days […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: