Alexander Nevsky



alexander_nevsky_poster

Año: 1938. Duración: 112´. País: Rusia. Dirección: Sergei M. Eisenstein. Guión: Sergei M. Eisenstein & Piotr A. Pavlenko. Música: Sergei Prokofiev. Fotografía: Eduard Tissé. Reparto: Nikolai Cherkasov, Nikolai Okhlopkov, Alexandr Abrikosov, Dmitri Orlov, Anna Danilova,Vera Ivacheva.

Sergei M. Einsenstein pertenece a una generación de artistas rusos que siendo muy jóvenes revolucionaron el mundo del arte y por lo tanto de la cultura, no solo de su nación sino del mundo entero. El objetivo de estos en muchos casos era el de encontrar un lenguaje propio para las diferentes artes que trabajaban. Si esto ocurría en artes tan milenarios como la pintura con pintores como Malevich o El Lissitzky, como no habría de suceder con el cine que era el nuevo arte.

Estos artistas de vanguardias no solo contaban con su entusiasmo, sino que durante el final de la década de 1910 y la de 1920 contaron con el apoyo del Estado. No es casualidad que se abriese en 1919 en Moscú la primera escuela oficial de cine del mundo. Este ambiente de ebullición vanguardista dio como resultado no solo grandes cineastas sino también grandes teóricos de cine como el propio Eisenstein. Ellos crearon un lenguaje, una sintaxis y una semántica para el cine que quedó plasmada en obras como El Acorazado Potemkin  (1925), Octubre (1928) o La línea general (1929). En todas estas películas el montaje tiene un papel protagonista como base y fundamento de este lenguaje visual.

Para cuando el director rodara Alexander Nevsky (1938) todo había cambiado, el cine había cambiado con la llegada del sonoro, el volvía a trabajar tras viajar al extranjero y conocer otras formas de entender el cine, y el Estado ya no apoyaba a la Vanguardia, ahora todo lo inundaba el Realismo Socialista. Estos cambios se verán reflejados, evidentemente, en el resultado final de esta obra.

Desde el principio existían ciertas presiones ya que se trataba de un encargo por parte del Estado al parecer para ensalzar la figura de Stalin y preparar al pueblo para la posible lucha con los alemanes. La historia de Alexander Nevsky nos cuenta como el pueblo ruso guiado por este príncipe hizo frente a los caballeros Teutones en la ciudad de Novgorod. Sin embargo el director en gran parte de la película le resta importancia al príncipe para darle un gran papel al pueblo ruso, que es al final el verdadero protagonista. Con una estética sumamente cuidada se nos presenta de un lado al enemigo una masa homogénea, fría, sin compasión y sin apenas rostros, que cuando aparecen son la mismísima representación de la muerte. Del otro lado el pueblo ruso es un pueblo vivo, valeroso y orgulloso de sí mismo. Se le da mucha importancia al pueblo y  su lenguaje, sus dichos o su arquitectura popular. Al igual que en el Acorazado Potemkin usará varios personajes que encarnan el espíritu de lucha, pero que en el conjunto ceden protagonismo ante la lucha del pueblo.

Si en obras anteriores el eje principal era el montaje, en esta lo acusamos en menor medida. Si puede que haya un mayor cuidado en los planos y en el espacio, y quizá el lenguaje se articula más entorno a ellos. Gracias al cámara E. Tisse, con el que ya había trabajado antes, podemos ver planos de exteriores, de grandes cielos que consiguen ensalzar a los personajes a pesar de aparecer casi diminutos en pantalla.

La música, de Serguei Prokofiev, será otro de los elementos importantes para construir la historia. Sería añadida bajo un estricto guión del director donde se definían claramente los momentos en que debían aparecer y como debían acompañar la música. Así podemos oír una música tétrica con la aparición de los caballeros Teutones, que es capaz de hacer desaparecer los llantos de los niños y por el contrario enaltecedores himnos con bellas voces al aparecer el pueblo ruso, creando un sentimiento de unidad.

En lo que desde luego no cambian las ideas de Eisenstein con respecto al cine es en su atención al espectador, todas sus teorías sobre el lenguaje audiovisual o el montaje giran en torno a la existencia de un receptor, y todo está pensado y medido para que el mensaje  llegue de la forma más directa posible desde la mente del autor.

Alexander Nevsky al igual que muchas otras de las películas del este genial director no han caído en el olvido y han sido estudiadas y emuladas por otros directores como Brian de Palma en  Los intocables de Eliot Ness (1987) o John Milius en Conan, el bárbaro (1982), pues aun a día de hoy el lenguaje que creó sigue vigente. 

Anuncios

5 comentarios

  1. La música que mecaniza a ese ejército invasor germano (puro hierro inanimado, da igual que sea por una grotesca armadura cúbica que por lo que, en su época, sería un cuerpo de tanques) no es solo lúgubre, sino que está espetada (no creo que se pueda calificar de cantada) en latín, idioma de la Iglesia, un punto de ataque más de una película que hace que la propaganda directa al menos merezca la pena verse.
    Como señalas, hay varios elementos que aún hoy son capaces de impactar, sobre todo en esa atmósfera terrible y brutal con la que Eisenstein se caracteriza en el retrato de los enemigos del pueblo ruso (que en su bondad y valor inmaculado siempre queda un poco más cursi).
    Ya se sabe la anécdota, Stalin, que propugnaba un mayor realismo frente a las complejidades vanguardistas de tiempos anteriores, quedó encantado con la domesticación de Eisenstein, proclamándolo “un verdadero bolchevique”.

  2. Una verdadera pena como se desmanteló la vanguardia rusa y aun así dio tiempo de asentar las bases de muchas de las cosas que vinieron después y también de las que se hacian en ese momento en otros lugares.

  3. Un genio este director que de haber nacido en otro país, estaría a la altura de los mas grandes. De los clásicos conocidos por todos. Su cine, espectacular y como dices en esta película sentó bases de movimientos de masas en especial la presentación de los enemigos. Personas sin apenas rostros,, acompañados de música acorde con la escena.. En contraposición con los héroes, anónimos en su mayoría pero dotados de rostro y sentimientos., que se presentan como masa compacta.

    Gran película ensombrecida por la ñoñez y pureza del bando ruso. Pero en una epoca en que el comunismo solo exigía directrices que exaltaran el realismo socialista soviético. Poco mas se podía hacer. Cuidate

  4. Hay veces que un fenómeno cultural surge de la politización de la vida, del día a día, de servir a un objetivo que se cree romántico y se idealiza, eso fue un factor determinante de las vanguardias rusas. Al final la mayoría de estos artistas fueron represaliados por el mismo régimen para el que dedicaban sus esfuerzos. Y ya con la perspectiva de la historia las vemos como un movimiento artístico vibrante y singular, sin duda algo que ha marcado el devenir del cine y otras disciplinas. Miremos a nuestro alrededor y encontraremos a las vanguardias rusas por todas partes.

  5. Eisenstein se preocupa de la transmisión de la idea a través de todos los elementos que componen su obra. En lo que respecta a la caracterización de los personajes, y seguramente tampoco sea casualidad, utiliza un recurso artístico con siglos de tradición muy usado por la pintura y la escultura cristiana. Este recurso consiste en que los malos de la historia aparezcan representados como seres feos y grotescos. En el caso de Alexander Nevsky la masa en conjunto del enemigo es grotesca y algunos personajes en concretos son como poco feisimos, y por lo tanto en contraposición el pueblo ruso aparece representado como lo contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: